LA RED ZOOCIAL

Las mascotas también se vuelven viejas

Actualidad

La Red Zoocial

En promedio, dependiendo de la raza, el tamaño y la calidad de vida, un perro o un gato viven 15 años. Cuidados para cuando su animal de compañía llega a la vejez.

 

Tadeo y Abril son mascotas geriátricas. Así las llama el veterinario. Él es un labrador de 14 años y ella una gata persa de 10, o eso cree su dueña, que no lo sabe con certeza. Lo que sí tiene claro es que Abril no es la misma que hace unos años: duerme la mayor parte del día, sus patas traseras perdieron fuerza y tiene incontinencia urinaria: deja charcos de orina por todos lados. Parece que ha perdido agudeza visual y su olfato no funciona muy bien.

El labrador llegó al veterinario porque se tropezaba con los muebles cuando los movían de lugar y se molestaba mucho los ojos. Tadeo ya no ve bien y presenta cataratas. Tampoco quiere moverse, tiene incontinencia urinaria y perdió mucho peso. Tiene canas, su pelaje es áspero y le salieron callos en muslos y pecho. Signos físicos de la vejez, que también les llega a los animales.

Según veterinarios, el 40 % de los perros que llegan a la consulta son pacientes geriátricos. Es decir, son mayores de nueve años. Javier Morales, experto en comportamiento animal, explica: “La edad dependerá del tamaño del perro. Los pequeños son viejos a partir de los nueve años y los grandes desde los siete. En los gatos, si son de pelo largo viven menos que los de pelo corto, que alcanzan a los 12 años”. Aunque hay estudios que señalan que los gatos hoy son más longevos y hay muchos casos de felinos que llegan hasta los 18 años. Igual pasa con los perros. De acuerdo con los últimos censos, la población perruna ha crecido y se mantiene más tiempo debido a los cuidados que recibe hoy. En la mayoría de los casos, pues el abandono va en aumento.

De acuerdo a la raza, el tamaño y la calidad de vida que hayan tenido, perros y gatos vivirán más o menos años. “Hoy, cuando la mayoría de familias los cuidan, muchos perros llegan hasta los 15 años. En gatos, el promedio ha subido a 15 en algunos casos”, agrega Morales.

En los felinos es común que los riñones se deterioren con la edad, pero pueden vivir con control y tratamiento. La enfermedad periodontal, así como la artrosis, también es habitual. En los perros, el envejecimiento presenta síntomas parecidos. Ellos también son susceptibles de sufrir dermatitis durante la vejez, resequedad, protuberancias, salpullidos e inflamaciones en su cuerpo, que con dieta y medicamentos especiales se pueden sobrellevar.

Sin embargo, es una inversión que muchos no quieren asumir. Por estar viejos y presentar los achaques propios de la edad, muchos abandonan a sus mascotas. Según centros de rescate de animales, “son muchos los perros y gatos viejos que están abandonados en las calles. Y, lo peor, en jornadas de adopción nadie se anima a llevárselos. Es muy triste”, dice Gabriela Muñoz, voluntaria. “Al igual que las personas, los gatos y los perros pierden algunas de sus funciones, se vuelven lentos y comienzan a sufrir de achaques, pero no podemos simplemente tirarlos después de años de felicidad y compañía. Más bien tome precauciones para que la vejez no le dé tan duro a su mascota”, agrega.

Los veterinarios recomiendan que a partir de los siete años se lleve un control más estricto en la dieta del animal de compañía. Los gatos deberían ir antes para asegurar una vejez menos traumática, explican. Si usted le ayuda con dieta, ejercicios y amor, su mascota llegará al final de sus días con una buena calidad de vida

No Comments